King Gizzard And The Lizard Wizard “revienta las paredes” del Showcenter Complex

Más Conciertos

El grupo australiano dio una muestra de su profundo y frenético sonido psicodélico.

El miércoles 4 de mayo los australianos de King Gizzard & The Lizard Wizard visitaron tierras regias para darnos un show lleno de energía, psicodelia y música de distintos géneros musicales.

Al momento de llegar al lugar nos percibía que evidentemente íbamos a presenciar un show de rock n roll. Las playeras de bandas inundaban el Showcenter: “Tool”, “Led Zeppelin”, “Pink Floyd”, “Frank Zappa”. Todas las agrupaciones que pensarías que le gustarían a alguien que escuche King Gizzard estaban presentes en la ropa del público.

Poco a poco la gente se amontonaba para poder presenciar el show tan esperado y que nos prometía tanto, lo único que nos quedaba era esperar a que retumbara el Showcenter.

La noche comenzó puntualmente a las 21:00 horas con Los Mundos, una banda de Monterrey que nos trajo todo el Doom y Heavy al escenario.

Las luces se apagaron para darle entrada a la iluminación perfectamente sincronizada en las pantallas con fondos rojos que parecían una pared digital cobrando vida a ritmo de la música.

Y con algunas fallas de sonido en la primera canción, Los Mundos fueron capaces de sobrellevarlos de manera profesional y retomar el protagonismo y atención de los espectadores.

Con un sonido pesado, lento y una presencia que se apoderaba de todos los que escuchaban, Los Mundos fueron la banda ideal para prepararnos para lo que King Gizzard nos traería, dando un show de luces perfectamente alineado con las melodías que sonaban a través de las bocinas del lugar, fue efinitivamente una experiencia que cualquier fan del Doom y Rock n Roll deberían experimentar.

Casi a las 10 en punto se apagaron nuevamente las luces del lugar, dando paso a un intro musical mientras unas siluetas aparecieron en el escenario. Al encenderse las luces de la tarima ya estaban ahí los rockstars australianos, iniciando con “Doom City”.

El público no contuvo su emoción llenando el Showcenter de gritos, saltos y el típico “¡hey hey hey hey!” que cualquier fanático del rock ama escuchar en un concierto.

Unos verdaderos maestros, incluso prodigios musicales… King Gizard nos trajo un popurrí de emociones y de canciones para deleitarnos e impresionarnos al mismo tiempo.
Aunque es verdad que muchas bandas experimentan con su música a lo largo de su carrera, es evidente que la mayoría se mantiene en un lugar cómodo o “un solo género”. Pero el grupo australiano no es ese caso.

Con 20 discos de estudio desde su debut en 2012, la banda ha podido probar diferentes géneros con una libertad que casi no se ha escuchado en la industria de la música.

Pasando por la psicodelia, rock progresivo, hard rock, indie, blues, country, rap e incluso thrash metal. Por momentos tuvimos la impresión de “no sé qué estoy escuchando”, pero también el pensamiento de “quiero escuchar más”.

La noche continuó con canciones cómo “Automation”, “Supreme Ascendancy” y “ONE”, para dejarnos sin palabras con el talento musical de los presentes.

Una batería de alta precisión, vocales perfectamente armonizados, sintetizadores salidos de una película de ciencia ficción. Todo una mezcla de emociones que no dejaba de satisfacer al público.

El evento cambió de tono a uno más de “romper cabezas” para todos los fans de la música pesada, pues había llegado el momento de subir el volumen.

Con luces apagadas y una repentina pantalla llena de flamas animadas, “Self-Immolate” tronó las bocinas del lugar. Una canción que puede hacer al fan más leal del Thrash Metal mover la cabeza y querer armar un mosh pit sin descanso.

La música extrema no terminó ahí pues inmediatamente “Organ Farmer” destrozó los cuellos de todas las personas que se movían a ritmo de esta pieza musical que nos recuerda tanto al Slayer de la vieja escuela.

La banda nos dió unas palabras simples diciendo “This is an old one”, seguido de “Tezeta”, una rola que no tocaban desde 2019 y que los fans de verdad pudieron apreciar de inicio a fin.

Después de numerosas canciones la velada llegó a su fin con The Dripping Tap. Una obra musical con una duración de 18 minutos.

Cualquier persona pensaría que esto podría ser cansado o repetitivo pero cuando estás hablando de la super banda experimental australiana de King Gizzard and the Lizard Wizard…. esto solo significa una experiencia que no te puedes perder.

Después de muchos minutos de música extrema, participación del público , saltos, gritos y un show de luces impresionante, la banda se despidió de Monterrey con un simple “Thank you for coming to our show, we love Mexico”. Así dando pie a caminar a camerinos tras una noche que los fans del rock n roll jamás olvidarán.

Anoche pudimos presenciar a una banda que no solo no tiene miedo de experimentar con su sonido, sino que activamente busca sonar diferente cada que puede y que por eso mismo tiene la admiración de todos los fans que ha juntado a lo largo de los años.

Impresionantemente no vimos a casi ni una persona cantando las canciones del artista que vimos en el Showcenter, porque el shock de ver una demostración musical tan extrema era mayor y a veces sólo puedes quedarte callado y admirar lo que está sucediendo en frente de ti.
King Gizzard and the Lizard Wizard es una agrupación que se para en el escenario y de inmediato logra enganchar a sus fans, un logro que pocos artistas pueden lograr.

Si eres fan del rock n roll, blues, country, rap, thrash o casi cualquier género que puedas pensar no dudes en ir a la próxima presentación de estos gigantes australianos.

La música extrema no terminó ahí pues inmediatamente “Organ Farmer” destrozó los cuellos de todas las personas que se movían a ritmo de esta pieza musical que nos recuerda tanto al Slayer de la vieja escuela.

La banda nos dió unas palabras simples diciendo “This is an old one”, seguido de “Tezeta”, una rola que no tocaban desde 2019 y que los fans de verdad pudieron apreciar de inicio a fin.

Después de numerosas canciones la velada llegó a su fin con The Dripping Tap. Una obra musical con una duración de 18 minutos.

Cualquier persona pensaría que esto podría ser cansado o repetitivo pero cuando estás hablando de la super banda experimental australiana de King Gizzard and the Lizard Wizard…. esto solo significa una experiencia que no te puedes perder.

Después de muchos minutos de música extrema, participación del público , saltos, gritos y un show de luces impresionante, la banda se despidió de Monterrey con un simple “Thank you for coming to our show, we love Mexico”. Así dando pie a caminar a camerinos tras una noche que los fans del rock n roll jamás olvidarán.

Anoche pudimos presenciar a una banda que no solo no tiene miedo de experimentar con su sonido, sino que activamente busca sonar diferente cada que puede y que por eso mismo tiene la admiración de todos los fans que ha juntado a lo largo de los años.

Impresionantemente no vimos a casi ni una persona cantando las canciones del artista que vimos en el Showcenter, porque el shock de ver una demostración musical tan extrema era mayor y a veces sólo puedes quedarte callado y admirar lo que está sucediendo en frente de ti.

King Gizzard and the Lizard Wizard es una agrupación que se para en el escenario y de inmediato logra enganchar a sus fans, un logro que pocos artistas pueden lograr.

Si eres fan del rock n roll, blues, country, rap, thrash o casi cualquier género que puedas pensar no dudes en ir a la próxima presentación de estos gigantes australianos.

Para conocer otros eventos visita nuestro
Calendario de Conciertos en Monterrey 2022

Reseñas

Electrizante show de María Daniela y su Sonido Lasser

El dúo capitalino María Daniela y su Sonido Lasser irrumpió de manera exitosa el Café Iguana la noche del...